tanta ambición

 

Tanta ambición me oprime el corazón

ya no le basta con tener, ahora quiere el poder.

 

Y yo, simple mortal,

tengo que aguantar los delirios de grandeza

de alguien que actúa con gran bajeza.

 

En esta carrera por ver quién más arriba llega,

van quedando atrás los que no sirven más.

 

Y yo, simple mortal,

tengo que aguantar los delirios de grandeza

de alguien que actúa con gran bajeza.

 

Mientras un hombre decide hacer la torre más alta,

será que necesita compensar algo que le hace sentir muy mal.

 

Tanta ambición me oprime el corazón

ya no le basta con tener, ahora quiere el poder.

 

Y yo, simple mortal,

tengo que aguantar los delirios de grandeza

de alguien que actúa con gran bajeza.