lo que se me quedó

 

Guárdame por favor

lo que se me quedó,

el día que te fui a ver

lo dejé sin querer.

 

Pero no, no, no,

no lo vayas a botar.

 

Y si lo puedes envolver

te lo voy a agradecer,

por mucho tiempo lo cuidé,

no se vaya ahora a romper.

 

Pero no, no, no,

no lo vayas a botar.

 

Pero tal vez lo quieras conservar

como algo especial,

entonces me voy a mudar

y te voy a acompañar.

 

Pero no, no, no,

no lo vayas a botar.