casi me quedo sin voz

 

Cada pena va tomando lentamente un lugar

y poquito a poco cada una se empieza a acomodar.

 

Se reparten por el cuerpo cada pena tiene su dolor,

de tanto querer controlar todo, todo se vuelve peor.

 

Fui perdiendo la vista por no querer ver,   

hoy apenas te oigo por no querer saber

y casi me quedo sin voz por callar cuando hay que hablar.

 

Y un mal día nos reclaman y deciden hacerse notar,

de tanto querer esquivar todo de pronto todo nos empieza a penar.

 

Mi piel se fue secando por no querer sentir,

cada pena fue buscando su propia forma de salir

y casi me quedo sin voz por callar cuando hay que hablar.

Fui perdiendo la vista por no querer ver,

hoy apenas te oigo por no querer saber

y casi me quedo sin voz por callar cuando hay que hablar.